Tradiciones de boda más extrañas del mundo

Cada boda es un mundo, como demuestran las tradiciones nupciales que se mantienen durante tiempos inmemoriales en distintos países. Basta con echar un vistazo a lo que ocurre en las nupcias que tienen lugar en distintos puntos cardenales de nuestro planeta para apreciar la heterogeneidad de las muestras de amor que nos profesamos unos a otros en cada rincón de este mundo. Vamos a ver algunas de las más llamativas.

Las bodas en distintos países

Sin irnos muy lejos, en Finlandia, al norte de Europa, encontramos un territorio, Sonkarjävi, donde los novios corren con su chica a cuestas en una durísima carrera de obstáculos. Se cree que los novios que llegan a la meta lo hacen seguros de casarse y habiendo dado buena muestra del amor que sienten por sus futuras esposas.

Algo más lejos, en Tujia, situado en China, las mujeres lloran una vez al día durante un mes antes de casarse. Lloros a los que se suma la madre de la prometida a los diez días de empezar y la abuela a los 20 días del inicio de los lloros prematrimoniales.

Otro tipo de líquido, más asqueroso si cabe, se regalan en los matrimonios masai en Kenia y Tanzania. Allí es habitual que los padres de las novias bendigan a sus hijas a escupitajo limpio. Pero ojo, no pueden escupir en cualquier lado, sino entre la cabeza y el pecho de su hija.

En India, las mujeres del signo Manglik deben casarse con un árbol antes de hacerlo con su marido para evitar dar mala suerte al matrimonio.

Aquí al lado, en Escocia, las novias deben embadurnarse con basura como un reto que deben superar para garantizar la felicidad en el futuro matrimonio.

Cerca de allí, en Irlanda, concretamente en la zona de leprechaun, las mujeres no pueden levantar los pies del suelo mientras bailan en su boda, sino quieren ser raptadas por un ser del más allá.

Aún más cerca, en Alemania, los novios deben cortar un tronco por la mitad con una sierra tras casarse como prueba de la compenetración que les acompañará en el futuro.

En Corea del Sur el novio es azotado durante la celebración de la boda mientras responde a ciertas preguntas de lo más complicadas en una prueba de resistencia para el recién casado.

En Rumania, las novias son secuestradas por algunos invitados durante la celebración de la boda, obligando al novio a salir en su rescate tras recibir algunos datos de los secuestradores. No obstante, si este no canta ante todos los invitados no se le informa de dónde está su recién estrenada esposa.

Como ven, hay tradiciones nupciales para todos los gustos y en todas las zonas del planeta. Algunas no tan lejanas. Parece que al final, en España, donde celebramos como pocos las despedidas de solteros, somos de lo más normalito durante la celebración nupcial. Eso sí, con permiso de la siempre peligrosa barra libre que, por cierto, no es tan habitual en otros países como en el nuestro. Cuestión de tradiciones.