Detalles de boda con los que sorprender a los invitados

Escoger un detalle de boda con el que agasajar a nuestros invitados es más complicado de lo que parece. De ahí que la mayoría de wedding planners recomienden no dejar -como a menudo sucede con muchas parejas- este asunto para el final como su fuera a resolverse solo o no requiriese una planificación como la que necesita.

En primer lugar porque, como sucede con todos los asuntos que debemos manejar cuando preparamos nuestro enlace, debe ejecutarse en tiempo y forma para asegurarnos que nuestros detalles estén listos para el día ‘D’ a la hora ‘H’. Y en segundo lugar porque salvo que queramos pasar por encima del obsequio con el que agradecer a aquellas personas que queremos que nos hayan acompañado en un día inolvidable como lo es una boda, no podemos echar mano de lo primero que se nos ponga por delante.

Una vez asimilado que el detalle de boda debe ser especial, debemos conseguir que lo sea. Para ello pondremos en negro sobre blanco, antes que nada, cuál es el presupuesto del que disponemos para este menester. Una vez lo hayamos determinado sabremos qué queda dentro y qué queda fuera de nuestras posibilidades, para a partir de ahí empezar a ahondar en este detalle.

Será después cuando debamos empezar con qué nos gustaría agradecer la presencia de nuestros más allegados en nuestra boda teniendo en cuenta nuestra personalidad, ya que lo ideal es que, de alguna manera, transmitamos eligiendo tanto el detalle, como los colores o la inscripción, parte de lo que somos y lo que queremos contar con ese detalle que hemos escogido.

Algo que no resulta nada sencillo y que está provocando que cada vez sean más las opciones entre las que elegir, pudiendo escoger entre los siempre bien acogidos detallitos personalizados con nuestros nombres y la fecha, experiencias de todo tipo y hasta recuerdos de boda que van más allá de las elecciones más tradicionales.

Regalos de boda especiales e inolvidables para padrinos y testigos

En este último apartado, muchos novios están optando por regalar a sus padres y a los padrinos detalles de boda tan distinguidos, elegantes e inolvidables como lo son anillos, gargantillas, pendientes, pulseras y otros artículos de joyería para ellas y relojes para ellos.

Detalles que no tienen por qué ser carísimos -existen piezas de lo más elegantes a partir de 50 euros- y con los que conseguiremos dejar boquiabiertos, tanto a nuestros progenitores y los de nuestra pareja, como a esos amigos y familiares que, por su cercanía en nuestra vida, han decidido convertirse en los testigos de nuestro amor para siempre.

Pese a lo que muchos creen, se trata de una opción que no para de ganar adeptos y que se está convirtiendo en un ‘must’ en muchas bodas con estilo en la que los novios tienen claro que desean hacer un ‘a parte’ entre el grueso de invitados y las personalidades que les acompañan muy de cerca tanto el día de su boda como el resto de sus vidas.