Reencuentro con el amor de tu vida 23 años después.

Hoy he conocido una de las historias de amor más bonitas, dramáticas y profundas, digna de ser contada.

Es por ello que me gustaría compartir con todos vosotros esta bonita historia. Espero que os guste tanto como a mí:

En los años 70, Marina Abramovic, una artista Serbia conocida como “la abuela del perfomance”, mantuvo una intensa y muy emocionante historia de amor con Ulay, también artista. La pareja estuvo viviendo durante 5 años en una furgoneta realizando toda clase de performances. Pasados estos 5 años, se dieron cuenta que su amor no iba a mas, así que decidieron convertir su ruptura en otra obra de arte.

Antes de darse su ultimo adiós, realizaron la última performance juntos llamada “The lovers”. Para ello viajaron a China. La performance consistía en recorrer la Gran Muralla. Cada uno la recorría desde un extremo diferente para reencontrarse en el medio, abrazarse y no volverse a ver jamás.

Y así fue.

Pasados 23 años, el MoMa de Nueva York dedicó una retrospectiva a la obra de Marina. En ella, Marina compartía un minuto en silencio con cada extraño que se sentaba frente a ella. Ulay llegó sin que ella lo supiera, y esto fue lo que pasó:

 

Deja un comentario

 

 

 

Puedes utilizar éstas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>